top of page
  • Foto del escritorLa Colectiva Perú

GESTIÓN DE LOS CUIDADOS EN "LA NOCHE DE LOS MUSEOS DE BARRANCO"

Actualizado: 3 mar 2021

Por Maria Paula Flores Abanto*



Los procesos de mediación que generan cambios profundos se dan de manera sostenida. Como es el caso del sistema educativo formal en el que algunes pasan gran parte de su vida o en el programa educativo de un museo con una duración mayor a la de una sola visita de 90 minutos.


Una de las diferencias entre estos procesos de largo plazo y las actividades únicas es que en los primeros se pueden medir progresivamente los cambios; mientras que en las segundas se trata de obtener suficiente retroalimentación en un periodo de tiempo corto. Además, tienen en común que ambos requieren preparación, intención de lograr un objetivo -recontra trascendental o mucho más práctico- y una gran cantidad de trabajo emocional (1).


¿Qué es La Noche de los Museos de Barranco?


Imagen 1. Equipo educativo y voluntaries del Museo Pedro de Osma en la 1ra edición de La Noche de los Museos de Barranco (mayo, 2015). Fuente: grupo súper secreto.

La Noche de los Museos de Barranco (LNMB) era un evento masivo y gratuito que se realizó entre los años 2015 y 2019, estaba dirigido a distintos públicos (2), se presentaba dos sábados al año (3) y tenía una duración de 5 horas (5 a 10 p.m.).

Cabe mencionar dos cosas en relación al contexto actual y este evento: la primera es reconocer que hicimos un gran trabajo durante los cinco años que mantuvimos a flote este evento; y la segunda, recordar que muches compañeres arte educadores perdieron sus fuentes de ingreso al cancelarse las actividades en los museos debido a la pandemia


LNMB era organizada por los cuatro museos del distrito: MAC Lima, Museo de la Electricidad - Electroperú, MATE - Museo Mario Testino, el Museo Pedro de Osma (MPO) y tenía como colaboradora estratégica a la Municipalidad de Barranco. Además, en algunas ediciones se convocó a otros espacios artístico-culturales y negocios cercanos; estos últimos participaban mediante un aporte económico preestablecido que servía para elaborar material de difusión (folletos, mapas y stickers).


Cada museo ofrecía actividades según los lineamientos definidos por las áreas de públicos con relación a sus colecciones y exposiciones. En el caso del Museo Pedro de Osma, se componen de muchísimos objetos religiosos-rituales del patrimonio cusqueño que por diversos motivos terminaron ahí.

También contábamos con un objetivo general: “Este evento busca incentivar la visita a los museos del distrito y posicionarlos como espacios de encuentro para los diferentes públicos, donde se fomente el diálogo, se estimule la creatividad y el pensamiento crítico”.



¡Virgilies del mundo, uníos! (4)


Imagen 2. Meme casero para convocatoria de virgilies, equipo de mediación. (abril, 2018). Fuente: grupo súper secreto.



LNMB demandaba una gran logística y planificación de los museos participantes. En el MPO, las miembras de la equipa gestora nos encargamos de seleccionar temas de interés, definir objetivos de las actividades y desarrollar los contenidos. Luego contactamos con les virgilies a través de nuestro grupo súper secreto (imagen 2) y hacíamos una convocatoria de voluntaries. Para finalizar, distribuíamos a los equipos; principalmente, para mediación en sala (visitas didácticas por las colecciones) y mediación en taller (actividades plásticas en los jardines).


Es necesario resaltar que la situación de les trabajadores arte educatives es muy similar en distintos lugares. El grueso del personal que trabaja con los públicos suele ser externo, ya que su único nexo administrativo con la institución se da cada vez que emiten un RHE (recibo por honorarios electrónico) por montos pequeñitos; que tratan de acumular entre los dos o tres trabajos que tienen y en donde el refrigerio es un privilegio por el que deberían estar agradecides.


Con esto en mente, se entiende que les pidiéramos participar en otros momentos de la preparación para LNMB, en los que su experiencia trabajando juntes y sus talentos eran esenciales. La capacitación previa al evento y la coordinación grupal entre compañeres mediadores y voluntaries.


Si bien en la capacitación se distribuían responsabilidades para el evento, no podía ser únicamente de esa manera. Nuestro trabajo es multidimensional y como ya mencioné antes, emocional. En un injusto resumen, requiere manejo de conocimientos teórico-prácticos y una aplicación bárbara de sus mayores habilidades blandas que les ayude a lograr los objetivos con los públicos.

Esto era un reto a la altura de sus talentos, considerando que La Noche de Museos de Barranco era una de esas actividades de corta duración, en la que todo transcurría muy rápido y por lo tanto, tenían que equilibrar constantemente entre el disfrute de un momento de ocio; y la reflexión movilizadora de la actividad pedagógica.

Imagen 3. Meme casero para motivar la colaboración y responsabilidad entre miembros del equipo (mayo, 2018). Fuente: grupo súper secreto.


Por este motivo, las capacitaciones se volvieron mis momentos favoritos de contrabando emocional. No solo se trataba de dar información logística o indicaciones de anfitrionaje para la atención -eso lo encontraban en el material de preparación y era algo con lo que la mayoría se sentía cómoda o familiarizada- sino de hacer un ejercicio de coherencia constante. Si la indicación para los equipos era validar las necesidades de los públicos, no podíamos hacerlo desde el mero discurso: la mediación tenía que empezar en casa.



Sobre la gestión de los cuidados y la mediación afectiva


“La mediación sería el campo en el que la centralidad de los cuidados se hace patente en las prácticas culturales. En los procesos de mediación, los afectos son una herramienta de trabajo fundamental, para afectar y ser afectada por procesos, discursos, agentes. Se trabaja con protocolos de puesta en valor y visibilización de los afectos que incide en la capacidad de aprendizaje, interacción y apropiación crítica.” (2012)


La cita anterior es del texto AFECTOS. Ética de los cuidados. Poner la vida en el centro, donde se explica la importancia de validar los afectos que experimentamos en los procesos de socialización. En nuestra práctica laboral la denominamos mediaciones cuando está dirigida a los públicos.


¿Qué sucede entonces con los procesos de socialización/mediación al interior de los equipos?

Lo que sigue es una reflexión personal acerca de cómo desarrollamos estos vínculos con las personas en el entorno laboral que tratamos.


Una parte de esta mediación es la más express. Está representada en la interacción física y emocional que se da al compartir un tiempo específico en el espacio de trabajo; por ejemplo, durante las capacitaciones de LNMB o durante el evento. En estos momentos de interacción, performamos actitudes que nos permitan llegar a esa dimensión emocional de nuestres interlocutores (Nieto, 2017); y así recircular esa atención hacia les otres compañeres (Imagen 3). Resultados: incrementa la motivación intrínseca, facilita la relación entre los miembros del equipo y mejora la atención en el trabajo.


Aquí me parece importante aclarar que ese performar, no significa fingir, ni mucho menos explotar la voluntad de les compañeres en pro del objetivo de la institución. Sino, hacerlo desde el respeto y la gratitud hacia esa voluntad (5).

La otra parte es la constante. Esta no excluye a la anterior, más bien, la sustenta. Se manifiesta en el nivel de coherencia entre la acción y el discurso que trasciende al contacto inmediato con otres; pero tiene un efecto progresivo en elles. Por ejemplo, tergiversar el discurso de género para perpetuar la violencia simbólica hacia las trabajadoras, que realizan eventos con enfoque de género por los que la institución se lleva el crédito (6). Consecuencias: agotamiento del personal, fuga de talentos y pérdida de continuidad en los proyectos.


En suma, lo que se desprende de los ejemplos anteriores es que la mediación tiene un gran poder y conlleva una gran responsabilidad, porque esta misma herramienta puede servir para inspirar personas en una noche o para desmantelar equipos cada tantos años.


Hace ya un tiempo, una compa nos dijo: “el patrimonio más importante de un museo es su gente”; yo CONFIRMO. Los equipos de La Noche de los Museos de Barranco nos han dejado grandes aprendizajes... además de unas fotos bien bonitas.


Imagen 4. Equipo educativo, área de comunicaciones y voluntaries del Museo Pedro de Osma en la décima edición de La Noche de los Museos de Barranco (octubre, 2019). Fuente: Facebook del MPO.




 

NOTAS:

*Ex coordinadora de gestión de públicos del Museo Pedro de Osma, mediadora TLV


(1) Según Raúl Nieto, el concepto surge para explicar “un nuevo tipo de trabajo inmaterial se especializa en la producción y administración de la afectividad en procesos laborales que requieran un contacto y una proximidad humanas, ya sean reales o virtuales: el trabajo emocional (affective labor)” (2017: 41). En este tipo de trabajo se consideran los de cuidado (trabajadoras domésticas, trabajadores sociales, educadores, enfermeres, entre otres) que han sido principalmente realizados por sujetos femeninos, pues son actividades que pasan del ámbito privado del hogar al público. Lo que explicaría la avasalladora mayoría de personal femenino en las áreas educativas y probablemente, le agregue un nivel más de precarización a estas.


(2) A partir del segundo año se empezaron a realizar encuestas a les visitantes para reconocer quiénes nos visitaban esas noches, qué les interesaba y qué podíamos ofrecerles.


(3) En mayo por el Día Internacional de los Museos y en octubre por el aniversario del distrito.


(4) Un guiño especial para les compañeres que conformaron los equipos de mediación del Museo Pedro de Osma desde la primera generación en el año 2012 hasta la resistencia vigente en estas cuarentenas (2020- 2021). Bautizades como Virgilios, luego actualizades a Virgilies, por su rol de acompañantes como el personaje que guía a Dante en La Divina Comedia.


(5) Éramos entre 30 y 40 personas en condiciones distintas con relación al museo. Gestoras (contratadas, 10%), mediadores (según demanda de visitas, 30%) y voluntaries (exclusivamente para LNMB, 60%) con motivaciones diversas; pero con mucha disposición para hacer.


(6) Se puede reemplazar género por el discurso mediático de turno: interculturalidad, accesibilidad, etc.


 

FUENTES:

Nieto, R. (2017). Trabajos emocionales y labores afectivas. Alteridades, vol 27, número 53, pp.35 - 46. Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Itzapalapa. México. Recuperado de: https://www.redalyc.org/pdf/747/74751114004.pdf


Decálogo de prácticas culturales de código abierto. Publicación colectiva en formato booksprint editada por Susana Serrano y Tabakalera, Donostia 2012. Recuperado de: http://www.mariaptqk.net/10penkult-cc-decalogo-de-practicas-culturales-de-codigo-abierto/


90 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page